Black Clover Wiki
Advertisement
Episodio 4 (084)
¡Aviso de spoilers!

Este artículo incluye información detallada de la trama (spoilers) que quizá no quieras saber si no has llegado a esa parte de la historia. ¡No digas que no te lo advertimos!


El hambre centenaria de Charmy y la soledad milenaria de Gordon (チャーミー百年の食欲とゴードン千年の孤独, Chāmī Hyakunen no Shokuyoku to Gōdon Sennen no Kodoku) es el episodio número 137 de Black Clover perteneciente al Arco de Investigación de los Demonios. Fue emitido por primera vez el 4 de agosto de 2020.


Sinopsis[]

En el comedor, Charmy recibe a Asta, Noelle, Magna y Luck con un banquete de platillos para incrementar la magia de sus compañeros. Asta se emociona por la comida, y Magna le recuerda que no tiene efecto en él porque no tiene magia. En cuanto prueban la comida, los Toros Negros pueden sentir cómo se llenan de poder mágico (excepto Asta); Magna es incapaz de controlarse y empieza a lanzar bolas de fuego en el edificio mientras Luck lanza algunos chispazos. Asta se dirige a detenerlos con su Espada de Danma y se da cuenta que el poder mágico de Noelle también se ha descontrolado de manera similar a como ocurrió en el Episodio 7. Asta no puede acercarse a nadie, y le pide ayuda a Charmy, pero ella solo piensa en cómo su comida no sirvió y decide ir a ver a alguien.

En la sede de los caballeros mágicos, Charmy le pide a Jamo que le permita ser su discípula. Jamo cree que Charmy es especial y la acepta. Charmy le cuenta que con su magia puede preparar comida para recuperar el poder mágico, pero busca algo para aumentar mucho el poder de sus compañeros. Jamo le advierte que no es fácil, y se van a un bosque a entrenar el cuerpo de Charmy con ayuda de sus ovejas cocineras.

Luego de entrenar su cuerpo, Jamo le dice que el siguiente paso es conseguir tres ingredientes raros que jamás ha visto. Junto con sus ovejas, Charmy atraviesa un desierto y escala una montaña para encontrar el bulbo de mentanpinmandradra; caza en el agua para conseguir las escamas de desconocicans; y busca en unas montañas nevadas la piel del bikfut.

Cuando Charmy regresa, Jamo está sorprendido de que realmente lo haya logrado. Llega de vuelta a la ciudad notablemente cansada mientras sus ovejas cargan los ingredientes. Al anochecer, de nuevo en el comedor, Charmy pone en la mesa para sus compañeros la auténtica comida potenciadora, que luce intimidante. Esta vez Finral está con ellos; cuando se pregunta porqué está ahí, Noelle responde que es por si ocurre algo.

Cuando Charmy les dice que coman, Luck, Magna y Finral deciden pasar. Asta les pide que lo hagan, ya que Charmy se esforzó en prepararlo para ellos; Jamo se los pide también, contándoles que Charmy se jugó la vida reuniendo los ingredientes para ellos. Nadie sabe quién es Jamo ni qué hace ahí, pero deciden comer los platllos de Charmy. Sin embargo, antes de poder hacer algo, la comida empieza a emitir demasiado maná y crece descontroladamente; ante la situación que se ha vuelto aparentemente peligrosa de repente, Finral saca a todos a través del Portal del Ángel Caído frente a la base de los Toros Negros.

Yami los ve caer frente a la base desde el portal de Finral y los regaña por usar a su transportista, pero no tienen tiempo para discutir: la comida, que se ha convertido en un monstruo, destruye el muro de la base y sale. Jamo reconoce que se trata de comida diablilla, explicando que un cocinero puede dar vida a la comida con pasión y magia; la pasión auténtica de Charmy provocó que la propia comida potenciara su poder mágico, creando ese monstruo frente a ellos. De pronto, Charmy cae al suelo sin energías; cuando se acercan a ella para ver qué sucede, Magna y Luck caen al suelo. Todos se sienten débiles debido a que están perdiendo poder mágico, parece que la comida diablilla está absorbiendo su poder mágico.

Yami, quien no luce debilitado como los demás, le dice a Asta que haga algo; su Anti-Magia debería poder hacer algo contra ese monstruo. Sin embargo, Asta no quiere atacar la comida que Charmy se esforzó en preparar para ellos; viéndolo dudar, Yami se prepara para sacar su katana y encargarse de la situación, pero Asta intenta detenerlo. Charmy le pide a Asta que acabe con ella, y entonces corre desarmado hacia el monstruo; el monstruo intenta atacarlo con sus brazos que actúan como látigos, pero Asta lo esquiva y se lanza hacia su cabeza, donde empieza a mordisquear y comérselo.

Mientras Asta devora al monstruo, los demás sienten que están recuperando su poder mágico. Charmy se sujeta al monstruo y lo devora junto con Asta, y una vez que han recuperado su energía Yami le ordena a los demás ayudarles a devorar al monstruo, aunque solo Luck y Magna se dirigen hacia él. Después de un rato, Finral, Asta, Magna y Luck yacen en el suelo sin poder moverse luego de haber comido tanto. Asta le dice a Charmy que esa comida no era como la que prepara normalmente, solo era para potenciar el poder mágico pero le faltaba su intención de hacer feliz a quien la come. Jamo le da la razón a Asta y reconoce que olvidaron el principio más importante de un cocinero, y decide empezar de nuevo junto con Charmy.

En otro día, frente a la base de los Toros Negros, Asta entrena junto a Noelle. Noelle lanza una bola de agua hacia Asta, quien la destruye con su Espada de Danma. Gordon se encuentra bajo uno de los árboles observando pensando en que se encuentra en la etapa más feliz de su vida al estar rodeado de tantos amigos mientras observa a sus compañeros: Magna y Luck también entrenan peleando entre sí, y lo mismo hacen Gauche y Vanessa.

Gordon se acerca a Asta para pedirle que entrene con él, y acepta mientras Noelle toma un descanso. Gordon pensaba contenerse, pero confía en la habilidad de Asta y le lanza su Nido de Nubes Venenosas; Asta golpea las nubes con su espada y las envía de regreso a Gordon, quien es incapaz de reaccionar y golpeado por su propio ataque.

En la noche, Gordon camina por los pasillos cargando una mochila de viajero. Se siente débil ya que usó todo su poder y fue derrotado fácilmente; recuerda cuando se unió a los Toros Negros, estaba solo pero era fuerte. Deja en una mesa sus muñecos de sus compañeros del escuadrón y una nota pidiéndoles que no lo busquen; cree que no debe acostumbrarse a la amistad, ya que eso lo hace débil, y se dirige al Bosque de las Bestias Venenosas para volver a sentir la soledad.

Estando en el bosque y sintiéndose mejor con él mismo, decide tomar un descanso y se sienta. Intenta tomar algo para comer de su mochila, pero unos monos con cuernos se la roban y huyen con ella; Gordon intenta correr detrás de ellos. Tres días después, Gordon camina cansado y deshidratado; no pudo recuperar su mochila. Decide que es momento de regresar, pero descubre que está perdido. Enciende una fogata para acampar mientras come algunas semillas que encontró, triste porque está solo. Talla en madera muñecos de cada uno de sus compañeros e imagina conversaciones con ellos, y después de un momento una criatura similar a un lobo se acerca a él. Gordon cree que la soledad le ha hecho recuperar su fuerza e intenta ponerla a prueba con la bestia y le lanza su Nido de Nubes Venenosas, pero no surte ningún efecto. Viendo que está en peligro, toma las figuras de madera de sus compañeros y corre; cree que está débil ya que su magia de veneno no hizo nada.

Llega a un río y se acerca para beber mientras piensa en que tendrá que sobrevivir solo y recuerda cómo eran las cosas en la base con sus compañeros. Se pregunta qué harán sus compañeros en ese momento, e imagina que Yami encontró su nota y envía a todos a buscarlo. Uno de los arbustos detrás de él se sacude y cree que es uno de sus amigos, pero en realidad se trata de la bestia que se encontró antes junto con uno más grande que parece ser uno de sus padres. En la base de los Toros Negros, Yami encuentra una hoja y le ordena a todos salir inmediatamente.

Gordon está exhausto e intenta defenderse de la criatura. Lo ataca con Aufwachen Dachs para evitar que se acerque a él, pero no logra frenarlo ni un poco. La bestia le da un zarpazo y lo deja tirado en el suelo; Gordon sabe que está acabado, pero alza la mirada y ve las figuras de sus amigos que él mismo talló, provocándole varios recuerdos con ellos. Es entonces que se da cuenta que la soledad no lo hacía más fuerte, pero tener compañeros sí. Camina hacia la bestia gigante y abraza una de sus patas, disculpándose por haber intentado atacarlos; los ojos de las bestias dejan de ser rojos y parecen tranquilizarse. Ambas criaturas ayudan a Gordon, guiándolo para salir del bosque, y descubre que son resistentes al veneno y por eso no había podido hacerles nada.

Cuando llega a la base se da cuenta de que no hay nadie y cree que fueron a buscarlo, así que toma su escoba y va a buscarlos. En realidad, sus compañeros se encuentran en un restaurante comiendo; los demás clientes y empleados los miran mal por el ruido que hacen y lo desordenados que son. La hoja que Yami había encontrado antes no era la nota de Gordon, sino un cupón de descuento del 90%.

Apariciones[]

Magia y hechizos[]

Curiosidades[]

Advertisement