Black Clover Wiki
Advertisement
Black Clover Wiki
¡Aviso de spoilers!

Este artículo incluye información detallada de la trama (spoilers) que quizá no quieras saber si no has llegado a esa parte de la historia. ¡No digas que no te lo advertimos!


Una historia submarina oscura (黒の深海物語, Kuro no Shinkai Monogatari) es el episodio número 136 de Black Clover perteneciente al Arco de Investigación de los Demonios. Fue emitido por primera vez el 28 de julio de 2020.

Sinopsis

En el fondo del mar, cerca del Templo Submarino, los sacerdotes investigan una bestia que se ha dejado ver en las zonas más profundas y ha estado perturbando el maná. Gio está preparado para atacar con el Martillo del Dios del Mar, pero la bestia es demasiado intimidante y le ordena a Kiato y Kahono huir para pedir refuerzos a los Caballeros Mágicos. Ninguno quiere abandonar a su padre, pero Kiato toma a su hermana después de ver a la bestia atacar a Gio y lanzarlo por los aires.

Los Toros Negros se encuentran en Raque, la ciudad de playa que se encuentra cerca del Templo Submarino, para poder entrenar. Debido a la gran concentración de maná y su cercanía al mar, es un excelente lugar de entrenamiento para magos de agua como Noelle. Ella se encuentra sobre uno de los peñascos entrenando: crea un enorme tornado que después divide en dos, pero es incapaz de mantenerlos por más de algunos segundos. Mientras recupera el aliento, desde el fondo del mar escucha una canción que llama totalmente su atención; suena nostálgico, pero no es capaz de identificar qué es lo que suena. Por unos segundos, el sonido le hace tener un difuso recuerdo de su madre, Acier Silva.

Mientras intenta reflexionar sobre lo que ha ocurrido, Asta pasa por detrás corriendo y motivando a Magna y Luck que le siguen por detrás. Todavía más atrás intenta seguirles el ritmo Finral, quien se nota ya demasiado exhausto. Finral intenta abandonar el entrenamiento: está demasiado cansado, nunca corre tanto y no ve el sentido en ello. Magna menciona que Yami y Asta se llevaron toda la gloria en la batalla contra los elfos, y deben entrenar para alcanzarlos. Magna busca fortalecer su magia fortaleciendo su cuerpo; la meta de Asta es tener la musculatura del capitán; y Luck quiere fortalecer sus músculos para poder pelear en igualdad de condiciones contra Yami.

Asta intenta acercarse a Finral para que se levante y puedan seguir entrenando, y al dar un paso sobre la arena se activa una trampa mágica que provoca una explosión y hunde en un pozo en la arena a Asta, Magna y Finral; Luck salta fuera de la trampa en el mismo instante en que Asta la activa. Zora aparece, revelándose como el artífice de la trampa, para quejarse de que se le escapó uno. Magna se molesta con él, pero Zora responde que él se especializa en trampas y ese es su entrenamiento. Luego de que Zora se marcha, Luck empieza a arrojar arena dentro del pozo donde se encuentran sus compañeros.

Más lejos de la costa, Grey y Vanessa ejercitan su cuerpo haciendo lo que parece ser yoga. A Grey no le gusta realizar posiciones que no le permiten esconder su cara y siente mucha vergüenza; Vanessa piensa en que necesita adelgazar luego de haber comido demasiado de lo que prepara Charmy. En una de las mesas al lado de ellas, Gordon y Gauche leen debajo de una sombrilla y hablan sobre cómo ganar corpulencia en base a lo que leen. Gauche le pregunta a Gordon si ya superó su intolerancia al sol, y este responde que eso es gracias a una crema solar que está usando, ofreciéndosela a Gauche también.

Un momento después, Henry anuncia que ya están listas unas bebidas, y Secre se dirige a tomar los tarros para distribuirlos. Le lleva tres tarros a Yami, que está recostado mientras bebe; el capitán le pregunta si ella no va a entrenar, pero es ignorado. Charmy azota una sartén con una cuchara para llamar la atención de todos y que vayan a comer.

Cuando terminan de comer, Noelle vuelve a escuchar la misma canción que sonó mientras entrenaba, aunque nadie más parece percibirla. Se levanta y sale corriendo del comedor hacia la costa, y Asta la sigue. Ella le pregunta si no escucha ese sonido, pero Asta solo está confundido; un segundo después, algo sale del océano con mucha fuerza, provocando una breve tormenta de arena. Cuando el polvo se disipa, se encuentran con Kiato y Kahono. Estos dos se alegran de encontrárselos, ya que se dirigían a buscarlos. Les piden acompañarlos al Templo Submarino, y todos los Toros Negros se dirigen inmediatamente a las profundidades para encontrarse con Gifso.

El sumo sacerdote les cuenta que un monstruo los ha atacado y ha dejado hospitalizado a Gio. Creen que ese monstruo ha sido enviado por el Guardián, pero no saben porqué los atacan. El maná de las profundidades lleva días perturbado, y esto ha vuelto violentas a las criaturas de la zona. Gifso cuenta que intentó investigarlo con su magia, pero no pudo ver claramente debido a la perturbación del maná; aun así, encontró que al sur del Templo Submarino, en un abismo que conocen como el agujero de no retorno, el guardián se dejaba ver y lucía enfurecido. Creen que el poder del Guardián es lo que perturba al maná, y enviaron a los sacerdotes a intentar calmarlo con su canto y baile, pero fueron heridos intentando proteger a Kahono y Kiato. Gifso le pide a los Toros Negros escoltar a ambos hasta donde se encuentra el Guardián.

Yami se muestra desinteresado en ayudarlos. Gifso se lo suplica, pero Yami no quiere poner en riesgo a los miembros de su orden si no están seguros de que bailar y cantar calmará al monstruo. Las palabras de Yami hacen dudar a Kahono y Kiato, pero Noelle se niega a abandonarlos, teniendo en cuenta también que ese maná está afectando a las criaturas de las profundidades; cree que podría tener también relación con un diablo. Noelle decide que los llevará a salvo, y esto hace que Kahono y Kiato se sientan más seguros sobre poder tranquilizar al Guardián.

Noelle lleva a los Toros Negros, Kiato y Kahono al agujero de no retorno en su Cuna del Dragón del Mar. En una de las salas sin agua discuten la estrategia de Noelle: reducir la Cuna del Dragón Acuático para hacerla más resistente, aunque esto solo le permitiría llevar a una persona aparte de ella, Kahono y Kiato. Inmediatamente Asta se nomina para acompañarlos con mucho entusiasmo; Luck quiere ir para matar al Guardián; Gauche, extrañamente, comenta que quiere matarlo como entrenamiento, pero inmediatamente se corrige a sí mismo diciendo que es para ir a ver a Marie; Charmy está interesada en descubrir el sabor del Guardián, teniendo en cuenta que debe tener muchos años y debería tener un sabor añejo. Yami les dice que ninguno de ellos irá, sino Finral; si hay peligro, su misión es llevr a todos de vuelta, aunque le cueste la vida.

Noelle desciende junto con sus compañeros, y nota que el maná es demasiado violento y no puede descuidarse. De pronto, un grupo de guerreros peces atacan su burbuja con tridentes; Kahono intenta protegerse de estos enemigos y canta la Canción de Cuna de Madre, lo que deja a estos extraños peces fuera de combate. Kahono teoriza que la influencia del maná es lo que ha transformado a los peces en esos monstruos. Más guerreros aparecen para atacarlos, y logran perforar la Cuna del Dragón del Mar; Kahono y Kiato deciden salir para hacerse cargo. Kahono invoca Ritmo Destructor con su magia; logra herir a varios enemigos, pero aún así hay demasiados. Fuera de la protección de Noelle, los dos hermanos usan su hechizo de Magia Compuesta: Adviento del Dios del Mar. Rápidamente noquean a muchos peces, pero la cantidad sigue siendo abrumadora.

Dentro de la Cuna del Dragón del Mar, Noelle no logra pensar en algo que pueda hacer. Finral intenta sacar a Noelle del lugar a través del Portal del Ángel Caído; Noelle se niega, ya que si se marcha quedará desprotegido en el agua. Finral intenta mostrarse seguro diciendo que estará bien luego de llevarse a Kahono y Kiato, recordando que Yami le ordenó llevar a todos a salvo aunque le costara la vida. Noelle está a punto de ceder, pero uno de los peces golpea con fuerza la burbuja, haciéndola estallar; Noelle y Finral salen disparados en direcciones opuestas. Kahono observa lo que acaba de pasar y se distrae del combate al estar preocupada por Noelle, y uno de los peces la ataca, quitándole su máscara; intenta alcanzarla de regreso, pero las corrientes la alejan. Finral y Noelle están por ahogarse, y antes de perder el conocimiento Noelle vuelve a tener esa extraña visión donde ve a su madre. Esto le da la determinación para permanecer consciente: no puede caer sin haber vengado a su madre por lo que le hicieron los diablos.

Noelle utiliza el maná natural del agua recordando cómo los Espíritus Guardianes del Reino del Corazón hacen lo mismo para usar magia mucho más poderosa, y con esto y su grimorio invoca una Cuna del Dragón del Mar alrededor de cada uno de sus compañeros. Los peces intentan atacar la burbuja de Finral, pero esta es mucho más resistente y no logran hacerle daño. Los cuatro continúan su camino en busca del Guardián siendo seguidos por los peces, a los que ignoran; de pronto, un extraño rugido suena desde las profundidades del pozo, y los peces abandonan el lugar. Un kraken aparece para bloquear su camino; este está por atacar la burbuja de Kahono con uno de sus tentáculos, pero Finral la protege rápidamente invocando un Portal del Ángel Caído frente a ella; el portal lleva el tentáculo a la cámara donde esperan el resto de los Toros Negros. El kraken intenta atacar nuevamente, y Finral vuelve a usar su magia pero esta vez para redirigir el tentáculo y que golpee la cabeza del mismo monstruo. El kraken libera tinta, impidiéndoles ver lo que sucede y trastornando el poder mágico a su alrededor. En la oscuridad, alcanzan a ver una luz cuando Noelle invoca su Vestido de Valquiria para dispersar la tinta; esquiva los tentáculos del kraken y las rocas que lanza, pero este se protege antes de recibir el impacto. Noelle está por retroceder, pero Finral la ayuda y forma un Portal del Ángel Caído para que pueda golpear directamente de frente al monstruo, lo que les permite cruzar y seguir su camino.

En el fondo del agujero llegan a una habitación sin agua donde hay unas ruinas. Intentan inspeccionar el lugar pero todo el sitio es sacudido cuando una enorme criatura entra en la misma sala: el Guardián. Finral y Noelle se sienten intimidados por el gran poder mágico que poseen, pero Kahono y Kiato no pierden el tiempo y empiezan a cantar y bailar para tranquilizar la ira que emite la criatura. Su espectáculo también tranquiliza a sus dos compañeros de los Toros Negros.

Mientras el Guardián nada a su alrededor, de su pelaje sale una pequeña criatura muy parecida a él. Finalmente descubren que toda esa hostilidad era debido a que el Guardián tenía un bebé y solo intentaba protegerlo, al igual que el resto de las criaturas marinas. Noelle descubre que aquello que había escuchado un par de veces en la superficie era su canción de cuna. El Guardián se acerca a Noelle y se choca suavemente contra la frene de Noelle, provocándole nuevamente el recuerdo de su madre, pero esta vez mucho menos borroso. El Guardián controla el maná a su alrededor y destransforma a los peces que antes los habían atacado. Kiato se acerca a Noelle para agradecer su ayuda, y nota que está llorando por la conmoción.

En la superficie, los Toros Negros se despiden de Kahono y Kiato. Yami se acerca a Finral para felicitar su trabajo: finalmente decidió dejar de ser un inútil y pelear voluntariamente. Después de esto, Yami lo toma de la cabeza para regañarlo por haberles enviado el tentáculo del kraken con su magia espacial. Henry se asoma por una de las ventanas del lugar donde se están quedando para darles la bienvenida por haber vuelto todos a salvo, y entran para comer mientras Charmy planea preparar una barbacoa marítima.

Hechos importantes

Apariciones

Magia y hechizos

Advertisement