El templo sumbarino (海底神殿, Kaitei shiden) es el capítulo número 59 del manga de Black Clover.

Sinopsis[editar | editar código]

Con todos los Toros Negros en la Cuna del Dragón del Mar, se dirigen hacia el océano. Mientras avanzan, una corriente violenta los alcanza, provocando gritos hasta que Noelle los calla para que la dejen concentrarse. Poco después se da cuena que la corriente en realidad los está ayudando; cuando logran salir de ella son deleitados por un bello paisaje submarino. Todos están fascinados con la vista hasta que se encuentran con un remolino de maná; Noelle dice que no podrá atravesarlo, y Yami lanza a Asta hacia él, quien destruye el remolino con su espada.

Asta cae al suelo y se sorprende de que no se está ahogando. Los Toros Negros se acercan al Templo Submarino y usan la magia de algodón de Charmy para acercarse, notando que hay casas ahí e incluso gente que rápidamente se reune para recibirlos. Yami, con una mirada furiosa, les dice que le presenten a su líder.

Cuando llegan al templo, observan dentro a un hombre. Un enorme monstruo marino repentinamente se lanza hacia ellos, pero Gauche, Magna y Luck lo derrotan fásilmente. Gifso se presenta como el sumo sacerdote después de elogiar su fuerza.



Este artículo ha sido traducido del artículo Chapter 59 (45918) de Black Clover Wiki (en inglés).

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.